La Diputación reconstruirá “piedra a piedra” gran parte del puente de Deba

La Diputación de Gipuzkoa ha optado por reconstruir “piedra a piedra” las dos bóvedas centrales del puente del siglo XIX que une Deba con Mutriku, que se encuentra en...
IMG_20180823_150427

La Diputación de Gipuzkoa ha optado por reconstruir “piedra a piedra” las dos bóvedas centrales del puente del siglo XIX que une Deba con Mutriku, que se encuentra en riesgo “absoluto” de derrumbe tras el hundimiento parcial de uno de sus pilares.

El diputado de Cultura, Denis Itxaso, y los alcaldes de Deba y Mutriku, Pedro Bengoetxea y José Ángel Lizardi, respectivamente, han informado hoy en una rueda de prensa de las actuaciones que se acometerán en dos fases para rehabilitar este puente, cuyo pilar central sufrió un hundimiento parcial el pasado 5 de julio, lo que obligó a cortar totalmente el acceso.

Este puente peatonal, cuya propiedad pertenece al municipio de Deba en sus dos terceras partes y al de Mutriku en la tercera parte restante, fue construido en 1866, tiene cuatro ojos y tres pilares, y según el departamento de Cultura del Gobierno Vasco, posee una calificación de protección especial, como conjunto monumental, en el contexto del Camino de Santiago.

Itxaso ha explicado que en primer lugar se acometerá una primera fase de los trabajos, que se contratarán por el procedimiento de urgencia por 1,2 millones de euros, para construir una estructura metálica sobre el puente que permitirá sostener las dos bóvedas en peligro y habilitar una pasarela para que puedan pasar los vecinos.

Estos trabajos, que comenzarán a finales de este mes o principios del siguiente, estarán finalizados previsiblemente en un plazo de 10 semanas, según ha indicado Itxaso.

La Diputación se está haciendo cargo de manera subsidiaria de tramitar el expediente, ya que son los municipios de Deba y Mutriku los propietarios del puente.

Itxaso ha confirmado que, como informó la Diputación a principios de agosto, se ha detectado la presencia de insectos xilófagos en los pilotes de madera que sustentan la cimentación del pilar central, el que se ha hundido.

Se trata de una especie que encuentra su hábitat en las zonas intermareales, como la ría de Deba, y que horada la madera hasta provocar que los pilotes pierdan su “capacidad portante”.

Al hundirse parcialmente el pilar central, las dos bóvedas que se sustentan en él permanecen actualmente estables “por compresión”, pero la pila afectada está soportando un 20 % más del peso habitual, lo que significa que existe un gran riesgo de que el puente se derrumbe, motivo por el que la estabilización se hará con carácter de urgencia.

La estructura metálica se sustentará en el primer pilar del puente -el más próximo a Deba- que no padece los mismos problemas que el central porque en unas obras posteriores a su construcción se recimentó y no se sujeta sobre los pilares de madera originales.

El otro lado de la estructura se basará en el estribo del puente, en el lado de Mutriku, asentado sobre roca que asegura su estabilidad, mientras que los técnicos deberán analizar también el estado de los pilotes del tercer pilar para comprobar si también han sido atacados por xilófagos.

Desde esta estructura metálica, a través de tirantes, se sostendrá el peso de las dos bóvedas afectadas para evitar que se derrumben.

A partir de ahí, la Diputación adjudicará las obras para la reconstrucción definitiva del puente, para lo que acudirá ya al procedimiento ordinario de contratación.

En este caso, debido al valor patrimonial de esta infraestructura, se optará por retirar y numerar cada piedra de las dos bóvedas centrales para reconstruirlo “piedra a piedra” una vez reparado el pilar dañado.

Además, por el puente pasan algunos servicios, como canalizaciones de agua, saneamiento y gas, que deberán ser desviados sin que los usuarios se vean afectados, ha explicado Itxaso.

Esta segunda fase de los trabajos, para la que se ha encargado ya la redacción del proyecto, podría extenderse durante nueve meses, aunque aún no se ha fijado un presupuesto.

Los dos alcaldes han insistido a los vecinos que no atraviesen el puente, ni por arriba, ni por el agua, hasta que se habilite la pasarela metálica, ya que, pese a estar cerrado, aún hay personas que utilizan este paso ignorando el riesgo de derrumbe.

Secciones
#OrainGipuzkoa#OrainInfraestructuras#OrainRealSociedad#OrainSociedadGipuzkoa

Relacionado con