La Capitalidad Europea ha sido “innovadora, arriesgada y valiente”

La evaluación transversal de San Sebastián 2016, realizada por la consultora LKS y la firma Prospektiker, con la implicación de la Universidad del País Vasco UPV / EHU y la Universidad de Mondragón (MU), mide el grado de cumplimiento de los objetivos de la Fundación.
Donostia 2016 3

La evaluación independiente de San Sebastián 2016, un aspecto al que la Comisión Europea otorga suma importancia en su programa de capitales europeas de la cultura (ECOCs), concede una “valoración positiva” en términos generales, una estimación que especifica como “innovadora, arriesgada y valiente”, a pesar del “cúmulo de dificultades” con los que se ha tenido que enfrentar durante su desarrollo.

La evaluación transversal de San Sebastián 2016, realizada por la consultora LKS y la firma Prospektiker, con la implicación de la Universidad del País Vasco UPV / EHU y la Universidad de Mondragón (MU), mide el grado de cumplimiento de los objetivos de la Fundación, recogidos en el plan estratégico, aprobado en diciembre de 2013..

Las conclusiones obtenidas tras el análisis de estos datos destacan el contexto adverso al que se ha tenido que enfrentar la Capitalidad durante su desarrollo y ejecución. Este contexto de “crisis económica profunda” incluye la reducción a apenas la mitad de un presupuesto que se estimó en 89 millones de euros cuando se lanzó la candidatura de San Sebastián y que se vio reducido a los 49 millones durante su ejecución. Según el informe, “las condiciones de gestación de la idea y de materialización difieren sustancialmente”.

Intangibles

El hecho de que buena parte del núcleo del proyecto de San Sebastián 2016 haya estado basado en intangibles ha supuesto una dificultad en el proceso de evaluación, según las organizaciones evaluadoras, ya que conlleva una dificultad en la medición a corto plazo de “factores asociados a los cambios de los valores cívicos”. Los evaluadores añaden que “los eventos diseñados han sido, en general, exigentes con el espectador”, ya que “en muchos de ellos se pretendía la participación y en la práctica totalidad era precisa la implicación emocional”.

La evaluación ha constatado una influencia positiva en los valores evaluados y en aspectos centrales de la Capitalidad entre las personas asistentes. Además, ha observado una diferencia significativa entre la percepción de las personas que han asistido y las que no lo han hecho. Una diferencia que es “más evidente entre los agentes” y que se manifiesta con valoraciones sensiblemente más positivas entre quienes participaron en las diversas actividades programadas por San Sebastián 2016.

Uno de los “elementos más positivamente valorados” ha sido la colaboración entre los propios agentes culturales que han participado. Este aspecto sobre el aprendizaje de trabajar juntos, esencial en el planteamiento de la Capitalidad, es común a la práctica totalidad de los contenidos del programa “Cultura para convivir” y se considera en el informe como “importante” para el futuro, aunque no se haya trasladado a todo el sector cultural

Secciones
#OrainDonostia#OrainKulturaGipuzkoa#OrainPortadaGipuzkoa

Relacionado con