El puente de Astiñene se cerrará de nuevo para reforzar la estructura

El viejo puente de Astiñene de San Sebastián volverá a cerrarse a todo tipo de tránsito a partir de este lunes y durante los tres meses que duren los trabajos...
Puente Astiñene

El viejo puente de Astiñene de San Sebastián volverá a cerrarse a todo tipo de tránsito a partir de este lunes y durante los tres meses que duren los trabajos de refuerzo de su deteriorada estructura.

La medida ha sido adoptada por el Ayuntamiento en atención a la recomendación hecha por la dirección de obra en un informe técnico sobre el inicio y desarrollo de los trabajos.

Se trata de segunda y última fase de las obras de reparación del puente sobre el río Urumea que une los barrios de Egia y Loiola, adjudicada a la UTE formada por Freyssinet S.A. y Rodio S.L. por 603.000 euros y un plazo de ejecución de tres meses.

La obra consistirá en reforzar con doce micropilotes las seis pilas del puente, que actualmente están sujetas por una línea de tirantes en la base de los arcos colocada en la primera fase.

Aquella actuación inicial posibilitó a finales del año pasado reabrir Astiñene al paso de peatones, bicis y motos, después de haber estado completamente cerrado durante unos cuatro meses al detectarse fisuras y problemas en su estructura.

El tipo de cimentaciones profundas que se colocarán ahora, a base de cilindros de cemento armado y acero, bajarán hasta una profundidad de 30 o 40 metros y se incrustarán en el fondo rocoso unos 8, para lo que los contratistas usarán una máquina perforadora de 25 toneladas que originará vibraciones y otras afecciones que desaconsejan cualquier tránsito por la zona.

Se está analizando con las empresas adjudicatarias la posibilidad de permitir el paso, al menos, de viandantes y ciclistas durante los fines de semana o festivos que pare la actividad en la obra.

Una vez concluida esta segunda actuación para garantizar la estabilidad, que se prevé a principios de julio, el puente será reabierto al tráfico de vehículos, lo que permitirá recuperar su funcionalidad y poner fin a las importantes afecciones que su cierre causa en la movilidad de la ciudad.

Para entonces el consistorio donostiarra habrá gastado un total cercano a los 800.000 euros en restablecer el tránsito por ese viejo puente, hasta que en 2020 entre en servicio el nuevo, cuyo proyecto de ejecución ya está aprobado.

Secciones
#OrainDonostia

Relacionado con