El Ararteko pide un protocolo común en Euskadi que haga frente al aumento de menores extranjeros no acompañados

El Ararteko ha sugerido hoy a las diputaciones que acuerden un protocolo común de acogida de menores extranjeros no acompañados (menas) ante el aumento de la llegada de estas...
Menores

El Ararteko ha sugerido hoy a las diputaciones que acuerden un protocolo común de acogida de menores extranjeros no acompañados (menas) ante el aumento de la llegada de estas personas para hacer frente de una manera coordinada y solidaria entre los territorios al “desbordamiento de los recursos”.

Esta es una de las recomendaciones recogidas en tres informes del Ararteko, dados a conocer hoy, después de sendas visitas realizadas por técnicos de esta institución a los centros forales que acogen a los menores extranjeros de Uba (Gipuzkoa), Bideberria (Álava) y Zornotza (Bizkaia).

El Ararteko coincide en señalar en los informes que desde los últimos meses de 2016 se ha producido un incremento importante del número de menas que llegan a Euskadi, lo que ha “tensionado” la red de recursos del sistema de servicios sociales forales.

Recomienda a las tres diputaciones que las respuestas a esta situación se aborden desde una perspectiva vasca global, mediante una reflexión compartida por todas las instituciones implicadas.

“Sería conveniente acordar un protocolo común de acogida” que “supere las limitaciones que se derivan del protocolo marco estatal”, asegura.

El Ararteko hace una serie de recomendaciones a cada diputación en función del análisis que ha hecho tras las visitas a los tres centros.

En el caso de Bideberria, pide a la Diputación de Álava que amplíe los recursos residenciales para la acogida de urgencia de los menas y que mantenga la orientación educativa con la que trabaja.

Señala que desde la última visita realizada a este centro en 2015 la situación se ha calmado y estabilizado, y reconoce que se ha aumentado la plantilla manteniendo el ratio de profesionales por número de menores atendidos.

La mayoría de los menas proceden de Marruecos, los menores de 16 años son matriculados en los institutos y los mayores de esa edad en cursos de formación, destaca, tras dejar claro que a pesar de la “sobreocupación”, las condiciones en la atención “no son de precariedad”.

En el centro guipuzcoano de Uba, el Ararteko recomienda a la Diputación que mantenga una actitud vigilante ante la previsible sobreocupación del mismo en un futuro próximo.

También constata un incremento del número de menas sin referencias familiares a lo largo de 2017 y el refuerzo de la plantilla.

Pese a ello, añade, las condiciones de los menores no son de precariedad y la Diputación “ha sido capaz de seguir garantizando la cobertura de las necesidades básicas”.

El Ararteko hace un mayor número de recomendaciones a la Diputación de Bizkaia con respecto al centro de Zornotza.

Así, pide que amplíe el número de plazas residenciales en el territorio, que ponga en práctica los programas que mejor respondan a las necesidades del menor y que articule medidas para el cuidado de la salud y las condiciones de trabajo de los profesionales, especialmente en lo relativo a los efectos del estrés.

Recuerda que en las cuatro visitas realizadas se detectó una sobreocupación continuada en el tiempo y que a pesar de la apertura de nuevos centros en el territorio todos se encuentran por encima de los límites para los que están diseñados.

Pese a reconocer los esfuerzos de la Diputación para abrir nuevos recursos ante la demanda “incontrolable”, el Ararteko señala que “no está siendo suficiente”.

En una de las visitas se comprobó que las instalaciones se encontraban en situación de precariedad, y en otra posterior, en noviembre de 2017, se constató el “importante deterioro” del centro, también de la convivencia, con una ocupación muy por encima de las plazas del centro.

También ese mes se detectó una mayor presencia de menas con un perfil conflictivo, hacinamiento en las habitaciones y personal muy cansado.

Según el informe, tras esta visita se concertó un encuentro con responsables de la Diputación pero antes de producirse se declaró un fuego en el centro de Zornotza que dejó bastante dañadas las instalaciones y obligó a la reubicación de los chicos en otros recursos.

El Arateko volvió a visitar el centro en marzo de 2018 y constató el arreglo de los desperfectos causados por el incendio, manifiestas mejoras en las dependencias y el ambiente “reflejó una vuelta a la actividad deseable en un centro de esta tipología”.

Secciones
#OrainEuskadi#OrainPolitika#OrainPortadaGipuzkoa#OrainSociedadGipuzkoa

Relacionado con